Keaton-Chaplin ?

Dicen que hay que tener un predilecto en cuanto a estos dos comediantes se trata, pero me resulta difícil, porque pese a todo lo parecido que se dice que tienen, los veo como agua y aceite. Así pues, son dos clases de humor distintos, Keaton es el rey de los Gags, y es capaz de no cambiar la expresión de su rostro por más hostiles que sean las situaciones que atravieza. Chaplin en cambio es el que te produce una sensasión de ternura, usando un humor cruel que es capaz de conmover al expectador. No podía dejar de reír en Tiempos Modernos, en la parte donde está felíz de estar en la cárcel, pues lo tiene todo; comida, amigos, cama, seguridad, y llega el oficial a darle su libertad y chaplin se ve muy apenado porque desea quedarse ahí, en la cárcel..

Ambos me hacen reír mucho, pero en términos Cinematograficos, creo que Keaton iba por la delantera, sus planos eran  más elegantes, y prolijos en comparación a Chaplin, que siempre retraraba los mismo paisajes urbanos y sucios, con cortes bruscos que en lo personal me molestan visualmente. Aunque el humor de Chaplin decía tener un sentido social, y contra el capitalismo, encuentro que su egocentrismo sobresale demasíado en sus películas, siempre intenta hacerse el pobrecito y el buen tipo para que el expectador sienta empatía hacía el. Y lo logra. Y para un ojo un poco más crítico es imposible no acusar esto. Es más, su Egocentrismo llega a tal punto, que en su casa no podía hablarse de Keaton, en su Autobiografía tampoco lo nombra, siendo que es su contemporaneo.

Keaton hace un gran avanze con Sherlok Jr.(1924), pues el truco de entrar a la pantalla de cine es lo mismo que hace Woody Allen con La Rosa Purpura del Cairo(1985) (que es mi favorita de Woody Allen) .Vi primero La rosa Purpura, en un verano aburrisimo el 2006, y no podía dejar de verla y emocionarme con algo tan de mentira, tan de mentira como es el cine, pero que igual logra aflorar esos sentimientos; los oscuros, los cursis…los que más verguenza dan!.

Algún día me gustaría ver toda la filmografía de Keaton para hacer un analisis más profundo sobre él, hasta ahora solo he visto todas las de Chaplin, y aún así, con su egocentrismo incluido, sus películas me producen un centenar de cosas, de esas que no pueden escribirse, o de esas que solo alguien muy ágil con las letras podría hacerlo…

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Tokio Blues (Norwegian Wood)

“Ahora sé porque me pidió que no la olvidara. Por supuesto, intuía que mi memoria la borraría algún día. Por eso me lo pidió: ¿Te acordarás siempre de que existo y de que he estado a tu lado?. Este pensamiento me llena de una tristeza insoportable. Porque Naoko, jamás me amó.”

Mas o menos en esta parte de Tokio Blues me enamore de mi personaje principal ‘Torü’, solo me gusta por el hecho de estar infinitamente triste, se arrastra por un montón de paisajes con prados verdes y árboles de hojas amarillas, intentando armar un puzzle que al ser tocado se vuelve a derrumbar, no tiene remedio, y aún sabiendolo no es capaz de aceptar nada, pues continua trazando un rostro, una idea no terminada. Mientras avanza la lectura, más ganas de salvarlo me dan ¿Compasión? ¿Fragilidad?..Me inclino más por la segunda. Yo no se mucho de literatura Japonesa, conozco a Yasunari Kawabata y a Yukio Mishima, Norwegian Wood es nuevo para mí, pero en lo que he leído de estos Japoneses coinciden en que todos escriben con Sutileza, se dan el tiempo de describir cada situación a un punto casi cinematografico, donde los colores de Ohio, Tokio, Kyoto, Nagoya, se meten en alguna parte..donde termino recojendo pedazitos de una historia que no me corresponde.

Mi personaje no entiende nada, ni lo que hace, ni porque lo hace, ni para que lo hace, ni para QUIÉN, lo hace. Algo, bastante parecido a lo que me pasa cuando digo que no quiero saber del mundo…Por eso me gusta tanto mi personaje, esta infinitamente triste por sus fracasos y jamás quiere olvidar nada, pero lo hace todo el tiempo, para defenderse del daño que tiene ahí, en el fondo. Deberían condenarme por Narcisa, pero ¿Que puedo hacer con mi tristeza? Encontré un poco de abrigo en las páginas Japonesas…

“Los Sábados por la noche seguía sentandome en la silla del vestibulo y dejaba pasar el tiempo.Nadie iba a llamarme, pero tampoco tenía otra cosa que hacer..”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario